miércoles, 15 de diciembre de 2010

Tesis

Todos los sistemas político-economicos no són más que la representación civilizada de la fiera competitividad que se guarece en el ser humano. Aún no somos un producto acabado, no estamos ni de lejos en la cúspide evolutiva.