jueves, 28 de febrero de 2013

Conclusiones...

El discurso político actual, es claramente un insulto escupido a mala gana sobre nuestra inteligencia, no sentirse ofendido quizá sea síntoma de que esa inteligencia no existe...