jueves, 23 de mayo de 2013

Evolución inerente al cambio.

Encontrar tu lugar en el mundo pasa por la necesidad intrínseca de experimentar situaciones para determinar si se encaja o no en ellas. Quizá la meta sea esa, no encontrar el lugar y pasar la vida buscando nuevas vivencias.