sábado, 27 de junio de 2015

No somos hijos de sonidos imposibles...


No, no somos hijos de sonidos imposibles, técnicos, artificiales y sobretodo sintéticos. Gozamos de las cajas de ritmos llenas de sonidos tribales, bombos, y platillos distorsionados como jamás imaginamos.
Aún así, lo disfrutamos, son sonidos agonistas a nuestros receptores del placer, melodías como cantos de pájaros, bajos como truenos, como golpes estridentes en un yunque...
Todo tiene un sentido, como la correlación lógica de sentidos que iguala a la de movimientos repetitivos de una azada en la manos de un ser humano.

Somos, al final, lo que somos... producto de nuestra existencia.