lunes, 10 de enero de 2011

Niestzsche

Es duro haber crecido en un entorno donde por querer hacer macros de un hormiguero por la mera curiosidad de la investigación, no solo te tildaban de raro, sino que te humillaban y menospreciaban.

Cuando eres un adolescente y uno de tus objetivos es integrarte en el grupo, estas situaciones son catastróficas. Pero al final y grácias a eso le encuentras el sentido a la soledad tal como nos lo describe Niestzsche.