miércoles, 2 de marzo de 2011

Yoga.

Justamente porque no tengo paciencia para el yoga, debería practicarlo.

A veces necesitas que alguien o algo te haga relentizar tu ritmo diario.