domingo, 11 de marzo de 2012

Lágrimas.

Siempre hay lágrimas en la música, aunque no las veamos... las emociones se derriten frente a los sonidos inconclusos y las mágicas entonaciones de la cuerdas de violín...

Sonidos fatuos que no se distinguen de los cientos y cientos de ambientes que creemos son reales, no es así, no hay realidad... solo hay música, pasión y emoción.