lunes, 19 de marzo de 2012

Tened cuidado.

Si no tenemos esmero, la consciencia se deshace en nuestro cráneo, derramándose y escapándose por pupilas y labios...