viernes, 7 de septiembre de 2012

Más dulce que el anís del mono...

 Muerte/Fracaso

Después de estudiar a fondo los miedos sociales puedo concluir que el miedo a "vivir" no es más que un reflejo del miedo a "morir", al igual que el miedo al triunfo no es más que la máscara del miedo al fracaso... Aceptar que un día morirás es la esencia para disfrutar plenamente de la vida.

Cuando eres ateo, como es mi caso, debes aceptar muy pronto que la muerte es un sinónimo de inexisténcia y eso hace de la vida el único escenario donde poder existir y por ese mismo echo es más dulce.