martes, 22 de julio de 2014

SuperYo

Aquello que tu moralidad rechaza con fuerza no es más que tu deseo reprimido.

Lo criticas porque desearías hacerlo.