domingo, 31 de agosto de 2014

Visceral.

El dolor es oscuro y escampa tristeza, se mueve como una serpiente de escamas esmeralda, serpenteante como su naturaleza le manda y ajena a las puertas marrones de la realidad. Las escamas de su panza, doradas, chirrían contra el hormigón rugoso, desgastándose a cada curva, a cada esfuerzo por avanzar, a cada momento de lucha...

Aún no sabe a donde se dirige, pero solo siente que esta llena de odio.