martes, 4 de noviembre de 2014

Entorno...

La vida no es injusta no... vivimos en un entorno cambiante, áspero y en ocasiones peligroso. Nos hemos esforzado en modificarlo para que fuera más seguro, y ahora, cuando salimos de él nos sentimos en peligro.

Ese peligro no es otra cosa que la realidad, la vida en sí misma y no somos capaces de ver nuestra maleabilidad para adaptarnos a esa realidad.

Yo lo llamo plasticidad cerebral, evolución genética... adaptación al medio, al final tú eres la herramienta cambiante y lo ignoras.