lunes, 10 de noviembre de 2014

Punto y a parte...

A veces en la vida, no sabemos poner el punto y final a algo o lo ponemos tarde... ese sí que es un gran error ortográfico. Muchas veces creemos que podremos razonar las cosas con personas sumamente trastornadas, y no lo digo en el sentido despectivo de la palabra, sino en el psicológico.

Pero no podemos... creemos en la capacidad de esas personas, justamente porque no la tienen y creemos que creyendo en ellos se la insuflaremos, pero nos volver a equivocar...

Lo importante es saber poner punto y final a su tiempo, porque el resto de frases serán compulsivas, iracundas o repetitivas, nada más.

Qué mueran... de forma literaria e indeleble.