miércoles, 23 de junio de 2010

Respeto.

Como puedo pedirte que respetes al resto de personas, cuándo en conjunto, casi nadie te respeta a tí. Te digo más, incluso si te dedicas a ser el más cabrón y pisas todas las cabezas que puedas, no solo la vida te ira mejor, sino que conseguiras tus metas antes.

Pero pagarás un precio... no tendrás ni un solo amigo, y dejarás de ser alguien inteligente para convertirte en un puto "listillo".

Y quizá con mucha suerte no te partan la cara por espabilado, porque siempre hay alguien que no tiene nada que perder. Temelos a ellos a nadie más.

(Competitividad en pleno siglo XXI, recursos insuficientes)