miércoles, 30 de junio de 2010

Verdad.

¿Sera cierto? Parece ser, que sino tengo nada de lo que quejarme, tampoco tengo nada de lo que escribir.

Quizá será conformísmo.