viernes, 9 de julio de 2010

Satisfacción.

Nada tan satisfactorio como que una golondrina asustada espere en el suelo de una habitación y abrirle la ventana para luego ver como vuela casi sin que le importe el pasado.

Són las pequeñas cosas las que nos hacen sentirnos bien al fín y al cabo.