viernes, 16 de enero de 2015

Musas.


Los dones no se pierden, pero se olvidan en las camas de las musas. Son las emociones más violentas, las que con sus garras tejen la trayectorias de las letras en las manos de los hombres.

Sin amor no hay versos, sin dolor, no hay arte...

(D.)