domingo, 14 de noviembre de 2010

Imagen.

Tú puedes ser lo que quieras. A mí me gusta tomarme una copa de anís mientra me fumo un puro despúes de cenar fuera de casa; me gusta ir al campo vestido con ropa militar (de aquella que dura años...) y llevar cinco navajas y dos machetes encima... -nunca sabes si te atacará un T-Rex en la sierra...- ¡Y no me depilo el pecho porque no me sale de mis santos cojones!

Porque soy un hombre, de los de antes, de los de siempre, y si me gustan las cosas de viejos ¿¡Que?!

Tú puedes hacer lo que quieras. Dejame a mí ser quién soy, no tengo porque hacer lo que la sociedad me imponga, y a quién no le guste ya sabe donde esta la puerta.
La sociedad sustituye las buenas costumbres por reglas superficiales y yo sigo pensando que lo importánte, lo realmente importánte no és lo que se ve a simple vista.

Sencillamente por ese aro no paso ni pasaré nunca.