miércoles, 17 de noviembre de 2010

Odiado.

Creo que el amor es la peor de las drogas. Una vez lo pruevas ya no hay marcha atrás, día a día te hace más y más dependiente, hasta que no puedes vivir sin esa sensación. Es enfermizo.

Solo por esto merece ser odiado. No es un secreto, es algo que todos/as intuimos.