martes, 2 de octubre de 2012

Dios nunca ha existido.

Creer en seres superiores no ofrece paz al alma, esta acción no es más que una distracción cognitiva que si recurre resulta en una "calma" ficticia pero real.