jueves, 8 de mayo de 2014

World

Vivimos en patriarcado ideológico de antiguos cazadores, donde el único antídoto es equilibrar mente, emoción e instinto sin que ninguno de ellos predomine sobre los otros dos.

Una solución para un mundo que se muere.