jueves, 26 de febrero de 2015

Romanticismo apandrico.


Enamorarte de una mujer,
porque sus ojos parezcan tristes cuando sonríe,
porque su olor se asemeje al de la naranja amarga,
porque sea cuántica existiendo y no existiendo a la vez,
porque los rizos de su pelo irradien rebeldía,
porque al andar descalza la intimidad sea un rastro,
porque al mirarla, sientas que vuelves a tener quince años...
 
...pero entonces recuerdas su apandria,
y entiendes que las mujeres como ella,
aborrecen tener coño...



Solo los amores imposibles son románticos,
una historia que nunca termina, es la jamás empieza.