lunes, 30 de agosto de 2010

Cine

Y pensabas que el amor era como el de las películas del cine...

¡Púes despierta! Te equivocabas, y no poco.