lunes, 30 de agosto de 2010

Idealismo.

Hoy en día no puedes permitirte el lujo de ser idealista... porque el final te transfiguras en enemigo de a quién intentas amparar.