martes, 18 de mayo de 2010

Primera ley...

No es la estupidez del ser humano la que destruye su entorno, sino su afán por poseer lo que por naturaleza nunca a merecido.