domingo, 19 de octubre de 2014

Tercer movimiento - Presente y lucha.

Sigamos hablando de cosas incómodas...

El Presente es ese sitio infinito donde se lucha, 
se sufre y donde el dolor de otros tiempos duele. 
(D.)

A mi entender el presente esta sobrevalorado, pero no porque en si mismo sea algo malo, sino porque es una construcción humana, y seamos sinceros, hemos construido una sociedad deshumanizada por eso nos toca habitar el presente que vivimos en este punto contemporáneo de nuestra historia.

"Sí, la sociedad es el reflejo de los individuos
que la forman, por ello todos somos un tanto
responsables de como es la misma."

Los que practicamos meditación sabemos bien lo que es estar en "el momento presente", creo que la buena meditación es la que nos lleva al interior de nosotros mismos, y como observadores, nos permite conocernos un poco mejor a cada practica. ¿Pero no habéis pensado por qué tanta y tanta gente prefiere vivir en su pasado o imaginando su futuro? Esta claro, odian su presente y no los culpo...
Dicen que vemos las cosas tal como somos no como son y en parte es cierto, pero también es cierto que una víctima puede serlo por victimismo o por una acción real y justificada.

"Vemos día a día personas que viven deprimidas añorando
 tiempos pasados y personas ansiosas por descubrir un futuro
 digno, y es normal, porque el presente no es mucho mejor"

No me extraña nada que las personas se evadan a tiempos pasados y futuros que solo existen en su mente o que caigan en adicciones a las redes sociales, que a mi entender son una herramienta genial para la comunicación y el conocimiento. Pero estos adictos se refugian en la red social porque la misma es un mundo social, estable y libre. ¿Qué pasaría si el presente fuera igual de flexible que las redes sociales? Quizá esa es la idea, volver a lo mismo, a reconocer que hemos construido un mundo que no nos gusta a la gran mayoría...

"No responsabilices al martillo del golpe propinado,
responsabiliza a la mano, dado que la tecnología
no es mala ni buena, es el uso que le da el ser humano
lo que la hace útil o peligrosa."

"Lo mismo pasa con las redes sociales, serán lo que nosotros
queramos que sean."

Llegados a este punto de la reflexión, estoy seguro que os dais cuenta todxs de la verdad que entrañan estas letras: tenemos el poder de hacer y deshacer a nuestro antojo el propio presente, ¿por qué no lo hacemos? Fácil, dependemos demasiado de la sociedad en la que vivimos...

Vivimos en una sociedad tan represiva con las emociones que cuando alguien las muestra, lo castigan, lo o la tachan de "raro o rara" (cosa que para mi es un elogio), y el castigo siempre duele porque ataca a una de nuestras necesidades más ancestrales, la "pertenencia al grupo". Lo que muchas personas no se plantean, es que ya no vivimos en aldeas de 150 personas, ya no necesitamos al grupo para sobrevivir, y que no se me malinterprete, creo que vivir en armonía y colaborando con los demás es algo que enriquece, siempre, pero que no es necesario.
Cometarás errores por querer ser tu mismo, por dejarte sentir tus emociones, pedirás disculpas si con ello te excedes,  y aún así te seguirán mirando raro o mal, te apartaran... pero si lo asumes te diré que vas por buen camino, porque la critica social es durísima, yo me canso de ver al "homo sapiens sapiens" (el hombre que sabe que piensa, una definición un tanto soberbia...), criticando y juzgando la vida de los demás sin haber caminado antes con sus zapatos, sin ser conscientes que son esclavos de la sociedad y que están hablando de cuestiones sociopsicológicas totalmente estudiadas y comprobadas, cuando no tiene ni puta idea de lo que dicen... es triste, pero es así, y entonces aprendes una lección tan clave como equivocada:


"Si mi sociedad castiga el error, ese que me ayuda a aprender,
mejor no me equivoco, mejor miento y así formo parte
de aquello que llaman NORMAL, sacrificando todo lo que soy"


Y voilà, ya serás uno más, parte activa del grupo, pieza no necesaria para el mismo pero si normalizada, empezarás a sentir la presión y el estrés de la necesidad de pertenencia de la que hablaba Maslow y serás una marioneta más... pero será el primer paso que nos lleve a comprender, tal como decía Krishnamurt, que "No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma" y todo ello por el "miedo a la soledad"... pero este sera tema de otro escrito.

Un ejemplo claro de esto, es el "concepto de belleza". La belleza en el presente que vivimos es puro sufrimiento y conseguir el canon que la sociedad nos marca es imposible, parece ser que hay que ser muy atractiv@ y joven... lo demás no importa, porque claro, lo demás no se ve, lo podemos ocultar, podemos mentir sobre ello porque no es evidente... y aquí volvemos a lo mismo, la mentira es el recurso cognitivo más explotado de finales del s. XX y s. XXI.
Pero a mi entender, la belleza es otra cosa, una construcción mental y subjetiva de aquel que la admira, y estoy de acuerdo con esta afirmación:

"El pintor italiano Carlotti, definió la belleza como la suma
 de las partes de tal forma que no se necesita quitar o agregar nada."

Y además de lo que Carlotti sabiamente nos legó, me gustaría agregar algo más sobre la misma idea:

"La belleza no existe unicamente como tal conjunto 
de rasgos o características, la belleza es una idea de 
conjunto, una expresión de un todo.

La belleza es arte, y como tal, su único objetivo es
provocar emociones y son esas emociones las únicas
que una vez liberados de las creencias sociales
nos hacen ver la verdadera esencia de las personas,
los lugares o la estética de los objetos.

Resumir la belleza en dos características exteriores,
es si más una definición pobre y absurda..."


Una vez dicho todo esto, y siendo consciente de que me dirijo a aquellos que están dentro de esa sociedad que a mi me parece tan simple, básica e instintiva, intentaré ofrecer una alternativa a la perspectiva ya nombrada.

"Quien no encaja en el mundo esta cerca de 
encontrarse a sí mismo. (Hermann Hesse)."

Con veinte años fui consciente de esta realidad y fue hasta ese momento que contribuí a ella y no por ello soy menos responsable que el resto en la construcción de esta sociedad. Pero la sociedad no puede ser cambiada en si misma, el único cambio factible es el de cambiar a los individuos que la forman y eso solo puede suceder si cada individuo se hace consciente y lucha en su presente para conseguir ese cambio, para ser ejemplo de otros, con sus virtudes y defectos, con sus errores y neurosis, con su imperfección...

Púes estamos jodidos... ¿no? No os engañaré, llevo once años viendo como esta titánica tarea es casi imposible, es un camino muy difícil, lleno de sufrimiento, desdicha y como decía el filósofo, de mucha soledad:

"El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido 
por la tribu.Si lo intentas, a menudo estarás solo, 
y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto
 por el privilegio de ser uno mismo."
(Nietzsche)

Y esta premisa de Nietzsche la tengo grabada a fuego desde entonces, sí, el precio por ser libre es la soledad, a veces incluso no elegida, pero igual de enriquecedora, es preferible pensar en ser uno mismo, ignorando a esas mentes que aún no han sido capaces de salir del yugo social, para disfrutar de la rareza, porque la normalidad es la muerte en vida. Por eso siempre digo:


"Que mi lucha me salve del día que las personas,
que pueblan esta sociedad y este mundo, me consideren
alguien puramente normal."     
(D.)


Y es que los humanos, esos seres capaces de la mayores maravillas o de las más desdichadas crueldades, y como dice mi colega de reflexiones Estanislao, no quieren darse cuenta que viven en una casa de tres plantas, donde la racionalidad es su sótano y se están perdiendo  la fiesta de la emociones que esta en su azotea siempre llena de veranos, negándose su carácter más vital.

Creo que merece la pena la soledad y el error por disfrutar de esos momentos... la belleza debe ser mostrada, con orgullo y expresión, olvidar las etiquetas "guap@" o "fe@" para darse cuenta que en todos nosotros hay belleza y que esta orientada a quien sepa verla.

No es fácil, pero os aseguro que merecerá la pena, a veces hay que dar un paso atrás, salir momentáneamente de la sociedad para observarla de lejos y comprender sus mecanismos... en ese momento le encontraréis sentido a la siguiente frase:

"Cuanto más se eleva un hombre, más pequeño les parece a 
quienes no saben volar" (Nietzsche) 

Y a más os alejéis más pequeños les pareceréis, incluso querrán pisaros, pero más pequeños parecerán ellos también... solo habrá que encontrar el equilibrio. Es fácil decir eso de "que no te importe lo que piensen los demás", con esto, podéis ver lo realmente difícil y laboriosa que resulta esa cruzada.

Para acabar os quiero dejar con esta reflexión de la película Matrix, que a mi entender representa como ninguna otra la naturaleza humana en sociedad haciendo una critica impoluta de la misma.


Dependen tanto del sistema 
que pelearan para protegerlo...




P.D.- No creo que este vaya a ser mi post más popular, mi conocimiento tampoco lo pretende, pero sí creo que es importante hablar de todo aquello que más nos incomoda, y este por suerte o desgracia, es un tema clave.